Si algo ha caracterizado a los gobiernos que defienden la “revolución” Chavista han sido las constantes devaluaciones del Bolívar con respecto al dólar año tras año, anuncios que “casualmente” coinciden con la temporada de carnaval, por lo que probablemente sea una estrategia para jugar con las emociones del venezolano y los días feriados sucumban en la memoria de estos y olviden rápido que cada vez estamos peor.

Cuando Hugo Chávez inicia su gestión el tipo de cambio era de 0,5 bolívares por dólar. Actualmente es de 10 bolívares por dólar. El gobierno del presidente Nicolás Maduro prepara nuevas medidas cambiarias, que de seguro incluirá una nueva devaluación, la cuarta en los cuatro años que tiene el sucesor del fallecido Hugo Chávez frente al Palacio de Miraflores.

Haciendo retrospectiva del desastre económico y monetario que ha sido creado por el chavismo, tenemos lo siguiente: En 2014 hubo tres tasas de cambio oficiales: la del Cencoex o preferencial en 6,3 bolívares por dólar, la del Sicad I, que rondó 12 bolívares por dólar y la del Sicad II, alrededor de 50 bolívares por dólar. En 2015 se mantuvo la tasa de cambio del Cencoex en 6,3 bolívares y se sumó, la tasa del Simadi que rondó 199 bolívares por dólar. En 2016 la tasa preferencial subió a 10 bolívares por dólar y la complementaria rondó 600 bolívares por dólar.

De acuerdo, a la opinión de expertos, ante la alta inflación que extraoficialmente cerró en 2016 en 799%, economistas estiman que la tasa Dipro (divisas protegidas) pasará de 10 bolívares a 50 bolívares por dólar, mientras que el Simadi o Dicom tendrá algunas flexibilizaciones. Al final, insisten, no se resolverán los problemas que afectan a la economía venezolana: alta inflación, desabastecimiento y contracción.

Aunque algunos voceros han tratado de presentar tales medidas como “socialistas” argumentando que afecta a “todos por igual” esa medida afecta principalmente a los sectores más pobres, puesto que la mayoría de los estratos altos o elitescos tienen sus bienes invertidos, bien sea en divisas, vivienda, automóviles o cualquier otro bien tangible.

De materializarse estas proyecciones realizadas por expertos, se vería golpeado una vez más el poder adquisitivo de los venezolanos, quienes ahora aparte de lidiar con la escasez de alimentos, medicinas, insumos y otros bienes básicos tendrán que maniobrar para poder sobrevivir en un país que cae a pedazos. Gracias Chávez, gracias Maduro… la historia los juzgara.

——————————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta