Estambul, 12 oct.- El primer ministro turco, Binali Yildirim, declaró que espera que las relaciones con Estados Unidos vuelvan a la normalidad a corto plazo después de la crisis desatada por la suspensión mutua de emisión de visados.

“Nuestro deseo es que las relaciones entre dos aliados vuelvan a la normalidad en poco tiempo”, dijo el primer ministro en declaraciones a los medios.

“En estos tiempos en que las tensiones regionales y globales se aceleran, no vamos a renunciar al sentido común”, agregó.

Estados Unidos suspendió el pasado domingo la emisión de visados en Turquía por “motivos de seguridad” y Ankara actuó de forma recíproca.

La suspensión de los visados estadounidenses en Turquía se produjo como protesta por la detención de un ciudadano turco que trabajaba para el consulado de EE.UU en Estambul por supuestos contactos con una cofradía islamista a la que Ankara considera promotora del golpe de Estado de julio de 2016.

La Justicia turca también arrestó este año a otro empleado turco de la embajada estadounidense en Ankara e interrogó recientemente a un tercer funcionario de la delegación, aunque este no fue detenido.

Por su parte, el embajador de Estados Unidos en Ankara, John Bass, negó los rumores de que haya sospechosos bajo orden de detención escondidos en la embajada estadounidense.

“Nadie se esconde en ninguna de nuestras instalaciones. Que sepamos, tampoco ha habido ninguna solicitud pendiente para que nuestro personal vaya a hablar con los fiscales o comparezca para su detención”, dijo Bass, en declaraciones recogidas por el rotativo Hürriyet.

Bass declaró que la Embajada sigue en contacto con las autoridades turcas para resolver este conflicto diplomático.

“La suspensión de visados fue una decisión del Gobierno de Estados Unidos”, añadió Bass, en respuesta a las palabras del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que sugirió ayer que la orden provino del propio embajador.

Tras confirmar hace dos días que el motivo de la suspensión de visados fue la detención de Metin Topuz, empleado turco del consulado en Estambul, Bass reiteró que éste no se excedió de sus labores asignadas.

“Si excedió la definición de sus deberes y estableció otro tipo de contactos, estaremos encantados de estudiar esta información”, concluyó.

EE.UU critica que no se hayan presentado pruebas de los supuestos delitos de Topuz y que no se le ofrezca la asistencia judicial adecuada.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta