Thais Hernández

Un hasta pronto al petróleo y demás riquezas naturales que, aunque están siendo saqueadas a beneplácito de la élite cívico militar chavista, ahora serán de China. Siendo Venezuela  el país  más envidiado hasta hace 30 años, destino final para inmigrantes y turistas, se ha convertido en élites cubanas y chinas. El premeditadamente destructivo Plan de la Patria es una oda al rentismo petrolero anti independentista y a la anti soberana dependencia in extremis de las inversiones e intereses económicos chinos.

Desecha a los trabajadores, empresarios y demás ejes productivos criollas asesina lo Hecho en Venezuela. Despilfarrado el boom petrolero, destruida Pdvsa, macerados en sanciones por violar derechos humanos, la Constitución, todos los preceptos democráticos, fracasado al nacer el Petro, las reconversiones y agotado el cíclico rebautizo del proyecto castrista con decenas de infalibles planes económicos, al régimen chavista madurista no le quedó más que entregar el país a China, no a las universidades, trabajadores ni productores venezolanos, no a chinos.

Como todo lo que hace el régimen, los actuales convenios están signados por un espeso oscurantismo, sin embargo, cabe la incógnita. Sabrá China que todas las operaciones de crédito público, acuerdos o convenios deben ser obligatoriamente aprobados por la Asamblea Nacional, al no serlos pierden validez, Sabrá China que la comunidad internacional determinante e influyente incluyendo tribunales no validan la constituyente y que Maduro a partir del 10 de enero 2019 tampoco será reconocido.

Probablemente si, por eso al parecer los montos transados son relativamente bajos a los esperados por el gobierno, fue como una bombonita de oxigeno hasta inicio de enero del año entrante. Como era de esperarse, China resultó ser la única que decide ayudar al chavismo en extremaunción, pero como es de esperarse impone sus reglas y, seguramente, solo compromete lo que sabe no perderá, a todas estas y por ahora, quien paga es la república, quienes pierden son los venezolanos, sobre todo, las generaciones futuras.

Venezuela ciertamente hoy es un país en ruinas, tiene todo por hacer, solo se espera cambie de rumbo, de gobierno, el retorno de la constitucionalidad. Lo que se está haciendo hoy con China y otras naciones es el más injusto y fortificado muro de contención al desarrollo de la potencialidad como país, pero tenga la certeza que superado el chavismo Venezuela será objeto de inagotables inversiones nacionales e internacionales.

—————————————————————————————
Usa Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here