Zulay Hernández.

Leer y lectura son dos palabras que nos acompañan constantemente en diferentes situaciones de la vida. Por esta razón es necesario ubicar el significado tanto del verbo leer, como del nombre lectura.

De acuerdo con la Real Academia Española (RAE), el término leer proviene del latín legere y su significado básico es “pasar la vista por lo escrito o impreso comprendiendo la significación de los caracteres empleados”. También establece leer como “comprender el sentido de cualquier otro tipo de representación gráfica”, de donde se puede precisar entonces que leer no es sólo descifrar un texto escrito sino también descifrar un texto oral o una circunstancia de alguna forma particular de algún determinado modo, de acuerdo con la naturaleza del fenómeno (imágenes, símbolos, íconos).

Se puede decir también que leer es una habilidad, esa que tenemos para reconocer los símbolos impresos del vocabulario. Leer se caracteriza por la traducción de símbolos y letras en palabras y frases. Igualmente en el acto de leer se produce un diálogo con el autor del texto, por lo tanto de incluye la propia interacción con la fuente de creación.

La lectura por su parte y de acuerdo con la RAE, se refiere primeramente a la “acción de leer” y en segundo lugar, la propia “obra o cosa leída”. Presenta además otras tres acepciones – en sentido figurado sobre todo – referente a las diferentes versiones que se hacen de un texto o cualquier circunstancia; la disertación sobre un tema y el conocimiento sobre una persona. En latín, el vocablo lectio – onis significa lectura y también lección, de tal manera que aquello que se lee se convierte en la acción y también en la obra.

Por lo tanto, toda lectura requiere del planteamiento de un propósito o finalidad de parte del lector. Algunos de ellos pueden ser: estudiar para cumplir con asignaciones académicas, para comentar una obra determinada, para ubicar algún acontecimiento en un momento o contexto histórico, por placer o disfrute personal, por entretenimiento o pasar el tiempo en situaciones de espera, para buscar información de utilidad, entre otros. Sin embargo, es el lector quien en definitiva determina cuál es su intención al momento de leer un texto escrito. Que se convierta pues en arte y en pasión.

——————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here