Fernando Lira.

En la primera parte del artículo aumento de escasez, se hizo mención a que Venezuela no solo vive escasez en la parte de alimentos y medicinas, sino también en la parte de los servicios y se hizo mucha referencia especial a los racionamientos del servicio de agua, y de como esto es consecuencia a la falta del mantenimiento preventivo y correctivo.

Durante el gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez, este prometió inaugurar Tuy IV en el año 2010. El mismo fue valorado en 880 millones de dólares, siendo este el proyecto hidráulico más costoso de los últimos 20 años de la historia en Venezuela. Sin embargo, un aspecto que no debe extrañar para nada, es que en lo que va de año 2018, el sistema aún no está operativo.

La construcción del Sistema Tuy IV fue encomendada por Chávez a la empresa brasileña Camargo Correa, que luego fue investigada en la operación Lava Jato, el caso de pago de sobornos a políticos en Brasil a cambio de licitaciones millonarias. La justicia brasileña ordenó suspender los proyectos de Camargo Correa y las demás empresas involucradas en el Lava Jato en todos los países donde operaban, incluida Venezuela.

En consecuencia, en enero del año 2016 la entonces presidenta de Hidrocapital, Evelyn Vásquez, dijo que el proyecto tenía un 50% de avance. Un (1) año después el gobierno de Nicolás Maduro firmó una carta de intención con la filial venezolana de la empresa china Sinohydro para ejecutar el proyecto “Sistema de Abastecimiento Tuy IV”.

Pero lo cierto de toda esta historia es, que mientras los políticos se dedican a solo hablar o poco hacer, la población pasa muchas necesidades en un siglo que se supone debe ser de desarrollo y crecimiento. Cada día las protestas y disputas surgen por la escases del vital líquido, muchos ven como opción comprar un camión cisterna, pero estos tienen alto costo.

A todo esto se le suma la construcción descontrolada de viviendas y caseríos en diversos sectores del país o construcciones sin su debida planificación, lo cual acentúa el problema de falta de agua potable, así como la de agua servidas, luz y transporte público.

El gobierno de Maduro y la empresa Hidrocapital deben trabajar en políticas para establecer medidas a fin de mejorar las actuales condiciones de racionamiento que se vive desde hace más de dos años. El Estado debe optar por una infraestructura sólida que brinde la oportunidad de llevar agua potable a más lugares y de cumplir con los mantenimientos respectivos, junto con ello mejor la calidad de vida de la población.

 

——————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here