Thais Hernández.

El declive de nuestra producción petrolera nos deja a la deriva. Venezuela llegó a ser el primer exportador en 1928 gracias a las facilidades que tuvieron las compañías petroleras. Muchas décadas más tarde, cuando el crudo se hundió a $8 dólares por barril, el presidente Caldera acometió la apertura petrolera para hacer la extracción sustentable. Y el país creció económicamente. Lo contrario sucedió con la llegada del régimen actual, que empezó a desmejorar las condiciones de las empresas, expropiando incluso a varias de ellas.

La consecuencia, la gran caída de la producción, que también tiene entre sus causas la corrupción generalizada, y el manejo poco profesional de la industria. Hoy a la vez, pesa el que se despidieron a más de 10 mil profesionales de carrera y que se haya aumentado la burocracia de una manera desproporcionada, politizando a Pdvsa y entregando nuestro petróleo a Cuba y a Petrocaribe a cambio de muy poco.

Ante la hecatombe y la ruina es imperativo hacer otra vez rentable la inversión extranjera, y de esta manera levantar la producción. Será tarea del nuevo gobierno. Mientras continúe el régimen, no vendrán las empresas trasnacionales que son las que saben producir petróleo a gran escala. Este gobierno no les da seguridad jurídica y mucho menos confianza para traer sus capitales, que lo que han hecho es peligrar durante las últimas casi dos décadas.

Un ejemplo está en que hoy Chevron evalúa evacuar ejecutivos tras injusto arresto de empleados y que Pdvsa debe pagar a Conoco 2.040 millones de dólares por incumplir contrato. Las compañías se van debido a que no les es retribuida la actividad como en otras plazas. Está política ha traído el desplome de la producción, a menos de la mitad.

El cambio de modelo también se manifiesta en que antes, quienes trabajaron con nosotros en la extracción fueron nuestros socios naturales, y ahora son países y potencias lejanas, lo que incrementa además el flete, en una industria tan competida. Nos duele la cesación de pagos y no extraña que en los próximos meses se incrementen las demandas y los embargos contra Pdvsa de no haber cambio de gobierno.

La suerte está echada, si la gente ha salido a votar y a cambiar el gobierno, no debe existir la abstención, sino estaremos apoyando a este gobierno, debemos poner nuestro grano de arena por un nuevo amanecer será posible para Venezuela.

 

——————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

1 Comentario

  1. Es injusto que no hayan podido votar tantas personas por el simple hecho de no estar viviendo en su país, y a cada uno le merece ese derecho por haber nacido ahi y tener la nacional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here