Sevilla (España), 9 ene.- El Partido Popular (PP, conservador) y Ciudadanos (Cs, liberales) firmaron hoy un acuerdo de gobierno en la región de Andalucía, que cuenta con el apoyo del ultraderechista Vox, y que apartará del poder a los socialistas tras 36 años en el ejecutivo local.

Después de las elecciones regionales del pasado 2 de diciembre, en las que los socialistas y la coalición de izquierda Adelante Andalucía no consiguieron mayoría, se abrió la posibilidad de un gobierno de centro derecha, integrado por PP y Cs.

No obstante, ambos partidos reúnen 47 escaños de los 109 de la Cámara regional, por lo que necesitan el apoyo de Vox, que con doce escaños entró por primera vez en un parlamento en España.

Tras el acuerdo firmado hoy, el líder del PP en Andalucía, Juanma Moreno, será el presidente regional y el líder de Cs en esa región, Juan Marín, será el vicepresidente.

Las negociaciones entre PP y Cs han sido relativamente fáciles, ya que ambos partidos se plantearon como primer objetivo apartar del gobierno a los socialistas, pero no ha sido así con Vox, con quien los liberales se negaron a dialogar y de los que han procurado alejarse.
Las negociaciones con Vox las llevó a cabo el PP, que desde la misma noche electoral lo reconoció como interlocutor.

El propio Marín declaró hoy, tras la firma del pacto con el Partido Popular, que los acuerdos de ese partido con Vox “en ningún momento podrían vincular al Gobierno de la Junta ni al pacto de 90 medidas” que cerraron hoy PP y Cs.

Pero tras este pacto, PP y Vox cerraron un acuerdo para permitir la investidura de Moreno como presidente del Gobierno andaluz.

Para llegar a un acuerdo, Vox retiró algunas de sus propuestas más polémicas, como la derogación de la ley de violencia de género, que provocó un fuerte rechazo político y social en toda España.

Ambos partidos han pactado, entre otras medidas, evitar las decisiones que puedan favorecer el “efecto llamada” de los inmigrantes.

La inmigración fue un tema recurrente en la campaña electoral de Vox y entre las propuestas que hizo este partido al PP durante las negociaciones estaba la expulsión de 52.000 inmigrantes irregulares.

Tras la firma de los pactos, Moreno declaró que para llegar a acuerdos “todos tienen que ceder algo”, a la vez que defendió que ningún partido debe ser atacado “por tener planteamientos distintos”.

Por su parte, el líder de Vox, Santiago Abascal, afirmó que el Partido Popular asume desarrollar “una parte importante” del programa de esta formación de ultraderecha.

La llegada al poder de PP y Cs con el apoyo de Vox ofrece un nuevo escenario en la política española, en un año electoral en el que se celebrarán comicios municipales, regionales y al Parlamento Europeo y está abierta la posibilidad de elecciones generales.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here