Thais Hernández

El significado de declarar persona no grata al político socialista español José Luis Rodríguez Zapatero por el parlamento venezolano el único electo y legitimado por el pueblo, obligado a convivir en un mismo lugar con el parapeto que el dictador Nicolás Maduro se sacara de la manga bajo el falaz predicamento de ser constituyente trascendía con mucho el simbolismo del expediente. Fue una declaración metafórica Zapatero no es diplomático, único caso en que la figura se ejerce y tiene sentido sin otra intención que hacerle ver a él, a su partido.

Que preside uno de sus compañeros, el Sr. Pedro Sánchez, a la Internacional Socialista, que representa a todos los socialistas de su misma calaña, a la que pertenecen todos los socialdemócratas venezolanos que rechazaran la propuesta, y a la comunidad internacional, que la mayoría de las fuerzas democráticas venezolanas que aún sobreviven y están en esta extraña forma de cuasi libertad y cuasi prisión en que nos ha convertido esta cuasi dictadura, repudia su presencia en el país y el papel que cumple servir de alchueta y correveydile.

Con quienes se le subordinan, montar un parapeto de legitimación mediante mesas de diálogos sin otra expectativa que dilatar toda decisión de repudiarlo ante el resto del país, América Latina y el mundo y sobre todo, es su función esencial, legitimar el sometimiento y la obediencia de quienes son cuasi opositores. Quienes, comandan por el secretario general del partido Acción Democrática es un decir, pues en realidad él es capataz y propietario de la franquicia , el abogado Henry Ramos Allup, apuestan a una convivencia y subordinación pacífica.

Declarar persona non grata al ex presidente español Rodríguez Zapatero, quien fuera el portavalijas del Rey al momento en que éste, en un acto de alta soberanía política, mandara a callar a quien fuera el amo y señor de Maduro, el teniente coronel golpista Hugo Chávez, implicaba algo mucho más importante que expresarle al turbio buitre de la baja política española llegó al poder gracias a un atentado terrorista, de manera casi tan ominosa como ha llegado su sucesor Pedro Sánchez el desprecio y el repudio que siente por él la sociedad democrática venezolana.

Vale decir por lo  menos un 85% de la población que aún se resiste a huir de esta pesadilla que él convalida cada tantos meses con el mismo expediente: acercarlo a los colaboracionistas del social democrático venezolano.

—————————————————————————————
Usa Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here