Asunción, 28 jul.- El Gobierno de Horacio Cartes sufrió un revés con la aprobación en el Senado de un proyecto que subsidia las deudas de miles de campesinos, que lo celebraron como una victoria temporal en el pulso que mantienen en Asunción, con marchas y protestas diarias que han crispado la agenda política de Paraguay.

La medida, aprobada el jueves y que ahora irá a Diputados, pone en un brete al Gobierno, que calificó de inviable la condonación desde el comienzo de las movilizaciones de los labriegos, quienes a principios de julio acamparon en una plaza frente al Congreso para reforzar sus reclamos.

De hecho, el día de la sesión, Cartes se pronunció contra la condonación y abogó por un proyecto de refinanciación, la postura de su Gobierno para atemperar una protesta social que surge en el último año del mandatario al frente del Ejecutivo.

Según las organizaciones campesinas, las deudas, vencidas y contraídas con entidades financieras públicas y privadas, ascienden a 34 millones de dólares y afectan a 17.000 personas, que recurrieron a ellas para incentivar sus cultivos.

Alegan que las malas cosechas y la caída de los precios de los productos, más una ineficaz orientación por parte del Ministerio de Agricultura, les impidió cumplir con esas deudas, contribuyendo a peligrar la supervivencia de un sector formado por miles de pequeños agricultores que subsisten en condiciones precarias.

El Gobierno respondió con un plan de refinanciación, con quitas de intereses y una extensión en el plazo del pago de las deudas vencidas, además de con promesas de asistencia técnica y de insumos.

La negativa del Gobierno se basó además en la imposibilidad de ceder en una pretensión que crearía nuevos precedentes, en el caso de que otros colectivos tomen el relevo en el pedido de condonación de sus deudas.

El Gobierno también puso en entredicho el monto de las deudas y el número de campesinos implicados en ellas, teniendo en cuenta que los dirigentes de la protesta nunca presentaron al Ministerio de Agricultura el listado de labriegos endeudados.

Así las cosas, el Senado votó a favor un proyecto de ley de rehabilitación financiera de pequeños productores que contempla el subsidio para las deudas vencidas de los campesinos, lo que en la práctica sanciona la condonación, como reconocieron desde el Gobierno.

El proyecto, impulsado por la concertación de izquierda Frente Guasú, contempla el subsidio de las deudas de los labriegos con fincas de hasta 30 hectáreas y por un monto máximo de unos 10.000 dólares por campesino.

Se aprobó sin especificar el listado de beneficiarios ni el origen presupuestario de esos subsidios, como recordó la ministra de Hacienda, Lea Giménez, quien antes argumentó que su cartera no puede disponer de la suma que señalan los labriegos sin recortar otras partidas para gastos sociales.

Giménez, en declaraciones a los medios, añadió que el Ministerio recomendará al Ejecutivo el veto del proyecto, aunque este debe ser tratado en Diputados, donde el oficialismo es mayoría y podría ser derrotado.

Tanto si se frena en Diputados o pasa al Ejecutivo, con el previsible veto, las organizaciones campesinas aseguraron que continuarán con sus marchas hasta conseguir la condonación.

Con ello el Gobierno se expone a ser el blanco de las protestas con las elecciones generales a la vuelta de la esquina, en abril de 2018, y con el gobernante Partido Colorado dividido en dos corrientes.

Por un lado la del senador Mario Abdo Benítez, precandidato a la Presidencia por los “disidentes” de la formación, cuyos senadores aprobaron el proyecto de subsidio junto al Frente Guasu, del expresidente Fernando Lugo, y del Partido Liberal, el mayor de la oposición.

Y por otro el precandidato a la Presidencia que respalda Cartes, el exministro de Hacienda Santiago Peña, opuesto a la condonación de las deudas campesinas.

Integrantes de esta corriente ya han calificado la posición de los “disidentes” de populista y electoralista, y destinada a que Abdo Benítez brinde un perfil social en su contienda con Peña para que las internas del partido, en diciembre, definan al candidato oficial a la Presidencia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here