LA INDEFINICION DEL PP RESPECTO AL ABORTO CORRE EL RIESGO DE QUE SUS VOTANTES SALTEN POR LA ESCOTILLA.

0
869
La vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, quien ha dejado claro que esperaba que la reforma de la ley del aborto no llegue finalmente al Congreso, ha explicado que ayer votó con su partido ante el intento del PSOE de "engañarles", porque al PP no le gusta que le den "oportunidades", en declaraciones hoy en los pasillos del Congreso. EFE

Los grandes servicios de Celia Villalobos (que ha llegado al culmen de sus desafueros al pontificar que los anti-abortistas no caben en el PP) y de su esposo Arriola (el indestructible asesor áulico de Rajoy), están a punto de conseguir que muchos de sus fieles dejen de empecinarse en seguir dándoles su confianza, ni siquiera como mal menor.

A la causa de colocar en la cúspide del poder a las personas más irresponsables y menos preparadas, consecuencia lógica del digitalismo, la separación de poderes y la lucha contra la corrupción se complica bastante.

A las puertas de la primera de las cuatro convocatorias que tenemos anunciadas en los próximos meses, es conveniente recordar que el Congreso aprobó hace cinco años una ley del aborto (que no es otra cosa que una “licencia para matar”), vendiéndolo como la panacea a todas la vejaciones que sufre la mujer por no permitirle disponer de su cuerpo como les plazca (“nosotras parimos, nosotras decidimos”). Esa ley, camuflada bajo el título de “Salud sexual y reproductiva”, entró en vigor en un plazo de cuatro meses. Las jóvenes de 16 y 17 años acudirán a los abortorios sin el consentimiento ni conocimiento de sus padres. Un nuevo logro del PSOE en favor del “sexo débil”.

Desde aquel nefasto día no dejan de atormentarme algunas pesadillas como la que narro a continuación:

Unas mujeres (que posiblemente no creían en la maternidad) exultantes, saltan, ríen y bailan en corro, aplaudidas con frenesí por la mitad del hemiciclo que, bajando de sus escaños, se van incorporando a la danza macabra abanderada por una joven (ministra de IGUAL-DA) que no tiene otro mérito que el de contar con la anuencia mefistofélica de un señor de cejas circunflejas que es, ni más ni menos, el muñidor de la decadencia moral (además de económica) del país. ¿Qué celebran? ¿De qué se ríen? ¡Hasta cuándo va a durar esta pesadilla!

-Esto es sólo parte del sueño; lo peor viene ahora:

En el centro de la danza macabra una masa informe de cuerpecitos quemados, descuartizados, retorcidos y ensangrentados se movían como queriendo advertir a las conciencias de los mayores que no debían permanecer inertes ante tamaña monstruosidad. Lo que empezaba así podría tener unas dimensiones imprevisibles. Nadie les hace caso. Inclusive la mitad del hemiciclo, más morigerada, no mueve un dedo para terminar con esa orgía; permanece silente mientras se consolida una de las barbaridades más sonadas de la historia.

-Como verán se trata de un sueño pero con muchos visos de convertirse en realidad. Esto es desmoralizador.

La creación de una ley ad hoc, para darle patente de corso a tales desafueros, repugna a la inteligencia. No se puede satanizar a la mujer como la única culpable; las cosas no serían así si no contasen con esa red de colaboradores necesarios: clínicas abortivas, médicos, enfermeras, empresarios, etc., un negocio rentable en el que lo que menos preocupa es la salud de la mujer.

Pero lo que más hiere a la inteligencia es ver con qué facilidad convierten en un derecho lo que, hasta ahora, venía siendo un delito. Eso es algo insólito. Siempre será un acto nefando, por mucho que queramos disimularlo. El que no se deba dejar a la mujer desprotegida ante situaciones embarazosas, no justifica se le dé tal coz al Código Penal.

Para perpetrar este desafuero (y otros) han bastado unas consignas, que bajo el disfraz de progresistas, se les han servido en bandeja a la cuota mujeril. Han puesto rápidamente manos a la obra y, ejerciendo su papel de “miembras”, no han dudado un momento en torcer el curso de la historia.

Nunca he escuchado razones menos consistentes para defender esa ley. En las tertulias se van por las ramas. Repiten una y otra vez que ya no serán perseguidas ni irán las mujeres a la cárcel por abortar. Se acabó el que no puedan disponer “libremente” de su cuerpo. El que la iglesia se inmiscuya en asunto que es de la única competencia de las mujeres. Sólo les falta decir que ya es hora de que se abra la veda para terminar con todo lo que no les guste, que cada cual es libre de hacer lo que le plazca sin cortapisas éticas ni morales.

Me temo que esta masacre, consentida y amparada por la ley, será preludio de otras catástrofes de las que no podremos evadirnos.

Y para terminar, volviendo al impacto de tan terrible sueño, quisiera decir que, esas dos imágenes, aparentemente distintas, tienen un nexo en común: “no hay efecto sin causa”. Y la causa no es otra que la degradación moral a que, por la inopia de unos y la desidia de otros, se está llevando a la sociedad.

———————————————————–

USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here