Seúl, 11 oct.- La propaganda norcoreana calificó hoy de éxito el reciente viaje a Pekín y Moscú de la vicecanciller Choe Song-hui, figura de peso en el actual diálogo para desnuclearización con Estados Unidos, y destacó que China y Rusia también esperan gestos del país norteamericano para hacer avanzar el proceso.

Choe se reunió la semana pasada en Pekín con su homólogo chino, Kong Xuanyou, y ambos se desplazaron después a Moscú para mantener un encuentro a tres bandas con el vicecanciller ruso, Igor Morgulov.

Según una nota publicada hoy por la agencia estatal norcoreana KCNA, en el encuentro los tres instaron a Washington a tomar “medidas correspondientes” en respuesta a los gestos realizados por Pionyang para mostrar su compromiso con la desnuclearización.

Las tres partes estuvieron de acuerdo “en que el proceso debería progresar fase por fase y de manera simultánea dando al mismo tiempo prioridad a la creación de confianza mutua” y en que las negociaciones deberían estar acompañadas por “medidas correspondientes de los países implicados”, dice la nota de KCNA.

Corea del Norte se ha ofrecido a desmantelar la central atómica de Yongbyon, corazón de su programa nuclear, a cambio de que Estados Unidos active “medidas correspondientes” con lo acordado por ambas partes en la cumbre de Singapur de junio, en la que el régimen aceptó trabajar para su desarme si se garantizaba su supervivencia.

Sin embargo, ambas partes se han enrocado desde entonces, ya que la Casa Blanca reclama acciones más firmes del régimen para mostrar su voluntad de desnuclarizarse, mientras que Pionyang ha dicho que no desmantelará su programa nuclear si Estados Unidos no muestra antes voluntad de levantar sanciones y firmar un tratado de paz.

Desde que Pionyang decidió mostrar su voluntad de desnuclearizarse con varios gestos simbólicos, Pekín y Moscú han hablado de la necesidad de ir aliviando sanciones al compás del acercamiento con el régimen.

La reunión mantenida el fin de semana en Pionyang entre el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, parece haber limado algunas diferencias, según ha dicho el propio jefe de la diplomacia estadounidense.

Pompeo ha dicho que habló con Kim sobre la posibilidad de enviar inspectores a Corea del Norte y también de gestos que Washington puede ejecutar para impulsar el diálogo, además de la posibilidad de organizar muy pronto una segunda cumbre entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, algo que podría acercar aún más las posturas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here