El escándalo de los Panamá Papers, serie de documentos publicados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) que revelaron la existencia de paraísos fiscales utilizados por ricos y poderosos de todo el mundo a través de la firma legar panameña Mossack Fonseca, también tocó a conocidos argentinos.

Ésta investigación fue realizada por 100 medios de todo el mundo, The Guardian, Le Monde, el Miami Herald y la BBC entre ellos, y supone un escándalo mayor al de Wikileaks (251.000 documentos filtrados) ya que se analizaron 11,5 millones de documentos provenientes de Mossack Fonseca conocida por crear y administrar sociedades offshore en paraísos fiscales, así como también le proveía a sus clientes nombres de directores, managers y accionistas, para esconder a los verdaderos dueños de estas “compañías fantasma”.

Periodistas del diario La Nación y del canal televisivo Canal 13 formaron parte de la comitiva que se encargó de analizar esos documentos y que revelaron que Mauricio Macri, el jugador Lionel Messi, Daniel Muñoz (ex secretario privado de Néstor Kirchner), el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y empresarios ligados al kirchnerismo. Uruguay fue uno de los puntos más utilizados para estas operaciones.

De acuerdo a La Nación, Macri, su padre Francisco y su hermano Mariano administraron la sociedad Fleg Trading Ltd., constituida en las islas Bahamas en 1998 y disuelta en enero de 2009. El problema es que en sus declaraciones juradas de 2007 y 2008 no hay registro de ninguna vinculación con Fleg Trading.

Al ser descubierto que el presidente argentino formaba parte de esa lista, los cruces y comentarios no tardaron en aparecer. Sin embargo, Macri no tardó en dar su respuesta: “Yo nunca fui accionista. Y honorarios, tal vez le voy a pedir que le reclame a mi padre que alguna vez me hubiese pagado honorarios, en aquella época, por ponerme en directorios. No, no, no. No cobré nada”, se defendió en una entrevista otorgada al diario cordobés la Voz del Interior.

Además, el jefe de Gabinete Marcos Peña, la vicepresidenta Gabriela Michetti, la diputada Elisa Carrió y otros funcionarios salieron en defensa del presidente.

“Constituí esta sociedad como holding para participar en otras entidades no financieras para el desarrollo de diversos emprendimientos privados, particularmente dentro de Brasil, dentro de mi estrategia comercial internacional de aquella época. Ante la falta de concreción de negocios para los cuales fue constituida e inactiva por más de cinco años, la sociedad fue disuelta”, aclaró, además, Franco Macri, padre del presidente y quien aparece como presidente de la sociedad Fleg Trading Ltd.

Ahora es el turno de la justicia argentina investigar que tan ciertas son las declaraciones de Macri. Cuanto más pronto se pueda aclarar la situación, más fácil va a ser para el Gobierno poder dejar el escándalo atrás.

———————————————————–

USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here