Para el 22 de abril de 2018 se pautaron las elecciones presidenciales en Venezuela. Así anunció el Consejo Nacional Electoral (CNE) en las que el mandatario Nicolás Maduro aspira su reelección. El esperado anuncio se produjo después del fracaso de la negociación entre el Gobierno y la mesa opositora de la unidad democrática, en Santo Domingo para firmar un acuerdo que incluía la fecha y garantía para los comicios.

Al anunciar el fracaso de dos meses de diálogos, el presidente dominicano Danilo Medina explicó que las partes habían acordado que los comicios se realizaran el 22 de abril, tras en dimes y diretes, ya que el Gobierno proponía que se hiciera el 8 de marzo y la oposición el 10 junio. Pese a su impopularidad de 70% ante la crisis que atraviesa el país Maduro tiene posibilidades según analistas.

Cuenta con un sólido apoyo institucional que incluye a los militares una fuerte política de subsidios y un adversario dividido y frágil. Las elecciones fueron adelantadas por la Asamblea Nacional Constituyente para antes del 30 de abril, por lo que la oposición aún indecisa si irá a los comicios con un candidato de consenso o con varios o si participará. Aunque con el actual poder electoral esta claro el triunfo de Maduro.

De no ser que la oposición logre alguna decisión unitaria, aunque actualmente la oposición carece de liderazgo. Entre sus dirigentes están Leopoldo Lopéz y Henrique Capriles y ambos inhabilitados políticamente. La oposición debe aceptar que con el fracaso del diálogo se cierra un ciclo y debería recomponerse creando un nuevo liderazgo.

Durante el proceso de diálogo la MUD demandó además de las liberación de personas detenidas, la habilitación de partidos políticos a los que el poder judicial y electoral acusados de servir al chavismo excluyeron rápido de los comicios. La AFP pudo leer en el acuerdo que incluía la observación de la ONU, para incluir a los que emigraron en los últimos meses.

Igual la reapertura de centros electorales en zonas opositoras suspendidos por el CNE, en los comicios de gobernadores y alcaldes en 2017 y el acceso equitativo de los partidos de comunicación. Una cosa es una invitación que era ese documento y otra el documento nuestro que es la articulación clara de estos derechos, dijo Borges sobre su contra propuesta.

Para Area y Jácome el fracaso dejará a una oposición más dividida y a un gobierno más aislado.

——————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

 

2 Comentarios

  1. El que nada debe nada teme! Que se den las elecciones y esperemos los resultados simplemente, no me vengan con tantas conspiraciones!

  2. Este tema es absolutamente prioritario para toda la región, por lo que más allá de políticas internas, se debería adoptar un sistema de fiscalización, para evitar cualquier intervención. Cosa que es de lo único que se habla por estas fechas.

Dejar respuesta