Salvadoreña violada enfrenta 20 años de prisión por intento de aborto

0
131

Una mujer en El Salvador que quedó embarazada después de ser violada por su padrastro podría enfrentar 20 años de prisión si es encontrada culpable de intento de aborto bajo la estricta ley del país.

Imelda Cortez, quien quedó embarazada a los 18 años, debe comparecer ante el tribunal  acusada de intento de asesinato agravado. Cortez niega haber intentado abortar a su bebé, lo cual es un delito bajo cualquier circunstancia en la nación centroamericana. Su hija tiene ahora casi dos años.

Los jueces considerarán la evidencia médica presentada por los médicos para determinar si Cortez intencionalmente intentó inducir un aborto y condenarla por intento de asesinato, o si decide liberarla. Organizaciones benéficas internacionales y organizaciones no gubernamentales, incluida Amnistía Internacional, han apoyado los llamamientos para despenalizar el aborto en El Salvador.

El caso de Cortez ha reavivado un debate sobre la prohibición total del aborto en El Salvador, incluso para las víctimas de violación. Cortez  fue violada repetidamente por su padrastro desde los once años. Las pruebas de ADN demuestran que su hijo es la hija de su padrastro. Desde entonces, el padrastro ha sido encarcelado por violar a un menor. “Sin embargo, Imelda está siendo tratada como un criminal, no como una víctima de violencia sexual”,  aseguró el Grupo de Ciudadanos para la Despenalización del Aborto (CDFA) en El Salvador.

Cortez es una de las aproximadamente 25 mujeres en la cárcel acusadas de inducir abortos que dicen que fueron encarceladas injustamente por asesinato, cuando en cambio sufrieron abortos involuntarios, mortinatos o complicaciones del embarazo, según el CDFA. Antes de 1998, en El Salvador se permitía abortar cuando el embarazo era el resultado de una violación, si se trataba de un bebé con malformaciones o si la madre corría riesgo de muerte.

Un nuevo código penal y la posterior reforma a la Constitución complicaron la situación de miles de mujeres. Hace dos años, el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) propuso al Congreso la despenalización del aborto en los tres supuestos. No obstante, la presión social y la fuerza de los grupos conservadores han frenado una iniciativa que tiene pocas probabilidades de avanzar dado que la derecha, que se opone a la reforma, tiene la mayoría de los escaños del Congreso.

Mientras tanto Imelda Cortez y cientos de mujeres salvadoreñas seguirán esperando un cambio legal que revierta la ecuación y no convierta en victimario a quienes son víctimas de pobreza y agresiones sexuales jamás denunciadas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here