Copenhague, 11 ene.- El Partido Socialdemócrata del primer ministro en funciones, Stefan Löfven, ha cerrado un acuerdo con sus aliados ecologistas y los liberales y centristas que le permitiría seguir gobernando en Suecia, informaron hoy varios medios.

El acuerdo provisional, según adelantó el diario “Aftonbladet” y luego confirmó la televisión pública SVT, debe ser aprobado todavía por los comités ejecutivos de los cuatro partidos implicados.

Centristas y liberales habían negociado el mes pasado su apoyo a Löfven, pero no llegaron a un compromiso y votaron en su contra el pasado día 14 en la segunda votación parlamentaria fracasada para elegir jefe de gobierno desde las reñidas elecciones legislativas de septiembre, que han provocado un bloqueo político en Suecia.

El bloque de izquierda de Löfven, cuyo partido fue el más votado, logró 144 escaños por 143 de la llamada Alianza (conservadores, centristas, liberales y democristianos) y 62 del ultraderechista Demócratas de Suecia (SD), con el que nadie quiere pactar.

Los cuatro partidos han alcanzado compromisos en áreas como los convenios laborales, regulación de alquileres y reagrupación familiar, temas conflictivos en las negociaciones anteriores, según “Aftonbladet”.

Tanto liberales como centristas habían anunciado para este fin de semana reuniones de sus órganos directivos para decidir si apoyan a Löfven o al candidato conservador, Ulf Kristersson, antes de que el presidente del Parlamento, Andreas Norlén, diga el lunes cuál de los dos nomina para someterse a votación en la Cámara el miércoles.

Ambos partidos habían votado en noviembre contra Kristensson en el Parlamento para no depender de los votos de la ultraderecha, una decisión contestada por parte de sus bases y grupo parlamentario, lo que despierta dudas sobre si el acuerdo con Löfven saldrá adelante.

Para ser elegido primer ministro Löfven, que ejerce como jefe de gobierno en funciones desde septiembre, necesita también los votos del Partido de Izquierda, aliado externo la pasada legislatura.

Norlén se reunió ayer por separado con Löfven y con Kristersson, que mantienen negociaciones paralelas con centristas y liberales para asegurarse su apoyo, pero ninguno quiso dar detalles.

En caso de que el candidato nombrado por Norlén no obtenga el miércoles el apoyo de la Cámara -en Suecia basta con no tener una mayoría en contra para ser elegido-, quedaría una última votación el día 23 con ese u otro aspirante a primer ministro.

Y si esa votación también fracasase, se convocarían elecciones extraordinarias de forma automática, algo que no ocurre desde 1958.

Las autoridades electorales recomendaron ayer en un informe que unos hipotéticos comicios se celebren el 7 de abril.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here