Helsinki, 7 nov.- El alemán Manfred Weber sigue como favorito para ser elegido mañana candidato del Partido Popular Europeo (PPE) en sustitución de Jean-Claude Juncker en la Comisión Europea y pese al igualado debate que mantuvo con su rival, el finlandés Alexander Stubb.

Weber (46 años), líder del grupo parlamentario popular en la Eurocámara, cuenta con el apoyo de la mayoría de los 734 delegados de la familia popular europea, aunque Stubb (50 años) tiene en su haber experiencia ejecutiva (fue primer ministro en Finlandia).

Entre otros apoyan, a Weber (CSU) la canciller alemana Angela Merkel (CDU), el PP español de Pablo Casado, así como las también numerosas delegaciones francesas e italianas.

En el debate, que duró alrededor de una hora y moderó la democristiana irlandesa Maireaud McGuiness, Weber y Stubb reconocieron coincidir en los grandes asuntos, de la inmigración, a al ciberseguridad, la revolución digital, el “brexit” o el futuro de la política agraria común.

La reafirmación de los valores europeos de democracia, legalidad y derechos fundamentales estuvieron en boca de los dos contendientes, aunque ninguno de ellos pronunció el nombre del elefante en la habitación, el socio y primer ministro húngaro Viktor Orbán.

Weber destacó la importancia de dar respuesta a los trabajadores europeos que temen perder su empleo por la digitalización y que esperan soluciones de la Unión Europea.

El finlandés se mostró menos temeroso del futuro y confiado en que la UE pude hacer frente a las reformas que están por venir, aunque no concretó soluciones.

Los dos políticos, que dicen ser amigos, hicieron gala de gran camaradería durante un debate, en el que Stubb dijo que, elijan a quien elija, “al final ganará el PPE”.

Fuentes del PPE sitúan las posibilidades de Stubb en apenas un 30 %, frente al 70 % de Weber, que significa “estabilidad” y una línea continuista frente al espíritu renovador que promete Stubb.

Pese a que esa estimación es previa al debate, las mismas fuentes desconfían que haya muchos delegados que cambien su voto en el último momento.

El propio Stubb, en declaraciones a los periodistas, reconoció que aunque el voto secreto le puede beneficiar, difícilmente conseguirá tantos apoyos “como para conseguir la victoria” este jueves.

El político bávaro es considerado un veterano europarlamenatario, capaz de alcanzar consensos, y simboliza para la mayoría de delegados del PPE una línea de moderación y estabilidad.

Stubb, más cosmopolita, ha destacado antes los medios que en su país consiguió “ahogar” al populismo (el partido de los Verdaderos Finlandeses), un hito que considera puede ser muy útil de cara al ascenso de la extrema derecha y los nacionalismos en los próximos comicios al Parlamento Europeo.

Del PPE tiene nueve jefes de gobierno de la UE y 14 comisarios europeos, además de los actuales presidentes de Comisión, Consejo y Parlamento Europeo (Jean-Claude Juncker, Donald Tusk y Antonio Tajani, respectivamente).

La votación para elegir entre Weber y Stubb será con voto secreto. Debe conseguirse mayoría absoluta. En caso de empate, podrían producirse variar rondas de votación, aunque esa coyuntura no parece probable.

En la primera jornada del Congreso del PPE ha intervenido el presidente del PP Pablo Casado, que ha hablado de volver a ilusionar a los europeos con todo lo que el proyecto comunitario puede ofrecerles para mejorar sus vidas y hacer frente a retos futuros como la inmigración o el populismo.

A Casado, que participaba en su primer Congreso del PPE, y al resto de la delegación española del PP, la renuncia del escaño de Maria Dolores de Cospedal les ha pillado en Helsinki, desde donde ha considerado que la diputada ha hecho lo mejor tanto para ella como para el partido. agradecido la decisión “libre y personal” de la diputada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here