Madrid, 4 may – El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha destacado hoy la capacidad de la figura de Miguel de Cervantes para proyectar la lengua y cultura española dentro y fuera de las fronteras del país, un escritor que “se convirtió por derecho en el mejor embajador de España”.

García-Margallo ha pronunciado estas palabras en la inauguración en el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio, de la exposición “Miguel de Cervantes, Embajador de España”, en la que ha intervenido también Darío Villanueva, director de la Real Academia Española.

Este acto ha contado además con la presencia de Jaime Sánchez Revenga, presidente-director general de la Casa de la Moneda, quien ha presentado la moneda de 30 euros de plata de 2016, conmemorativa del IV centenario de la muerte de Miguel de Cervantes.

“Pocas figuras generan tanta unanimidad como la de Cervantes y ninguna tiene esa capacidad para proyectar nuestra lengua y cultura dentro y fuera de nuestras fronteras”, ha subrayado el jefe de la diplomacia española durante su intervención.

Ha dicho que “nadie como Cervantes para reflejar la sociedad española de hace cuatro siglos y nadie como él para servir de entrada a la literatura española y en español”.

García-Margallo ha resaltado que Cervantes da nombre al premio más celebre de las letras españolas, al buque insignia de la lengua española -el Instituto Cervantes- y el Quijote “es el libro más traducido después de la Biblia”.

“Cervantes y el Quijote tuvieron un amplio reconocimiento internacional y se convirtió en referencia, inspiración y modelo para artistas, intelectuales e investigadores de todo el mundo”, ha agregado el titular de Exteriores.

Desde hace unos días está disponible en entidades financieras esa moneda conmemorativa del IV centenario de la muerte de Miguel de Cervantes (1616-2016), acuñada por la Real Casa de la Moneda, que se puede obtener por un importe igual a su facial, 30 euros.

La moneda está acuñada en plata de ley y en su anverso reproduce las efigies acoladas de los reyes, don Felipe y doña Letizia.

El reverso es un retrato de Cervantes y una escribanía, tomados de un grabado de Manuel Salvador Carmona que conserva la Real Academia Española.

A la derecha se puede ver la marca de Ceca y a la izquierda, un círculo que contiene, en forma de imagen latente cuádruple, la fecha 1616, una estrella de cinco puntas, el año 2016 y la marca de Ceca, y debajo, el escudo de la Real Academia Española.

No hay comentarios

Dejar respuesta