Cómo elegir la ropa y complementos del bebé y el niño

La ropa del niño debe ser cómoda pero también debe ser segura para el niño y fácil de poner y quitar, de materiales de calidad, de la talla apropiada y adecuada según la temperatura ambiente.

0
1208
Ropa de bebes

Características de la ropa

Material adecuado

El mejor material para la ropa es el algodón y el lino, la lana puede ser irritante y los tejidos sintéticos pueden dificultar la transpiración. La ropa vaquera suele ser muy áspera para los niños, aunque el material sea el algodón. En los recién nacidos, es importante también el uso de ropa de algodón porque se adapta a la temperatura ambiental, protegiendo al niño de los enfriamientos tan frecuentes en esta etapa, pero evitando un exceso de abrigo.

Resistente

La ropa debe estar bien cosida, ser de colores sólidos que no destiñan con los lavados y realizada con materiales de calidad para que no se ensanche, ni se apelmace, ni le salgan bolitas. Debe ser resistente al roce.

De su talla

Los niños crecen muy rápido, por lo que es preferible comprar la ropa un poco amplia, sobre todo las prendas de algodón que suelen encoger con los lavados.  La ropa amplia es además más cómoda y permite al niño moverse con libertad. Pero no debe ser tan holgada que el niño se enganche o le entorpezca los movimientos.

Adornos en la ropa

En los bebés es especialmente importante evitar el uso de botones o imperdibles porque pueden desprenderse. El bebé podría llevárselo a la boca y provocarle asfixia. También se deben evitar los lazos y cintas, que podrían enrollase alrededor del cuello. La ropa no debe llevar adornos que puedan desprenderse. Se aconseja cortar las etiquetas interiores para que no le molesten, procurando no dejar filos que pudieran hacer rozaduras en la piel del niño.

Tipo de ropa

Ropa interior

En los bebés lo más práctico son los bodys, de manga larga en invierno y de manga corta en verano. En niños más mayorcitos elegiremos camisetas con manga o sin ella según la estación del año, y braguitas o calzoncillos de su talla, que no se le caigan y no que le aprieten en cintura o ingles. Para la ropa interior es importante elegir siempre el algodón.

Calcetines y leotardos

Los calcetines y leotardos deben ser de algodón, lana o hilo para permitir la transpiración. Es una buena idea elegir marcas “antibolitas”, ya que permanecen como nuevos mucho más tiempo. Los elásticos han de ser suaves, evitando en el caso de los calcetines una presión excesiva en la pierna que dificultaría la circulación y en el caso de los leotardos, una presión excesiva en la cintura. Es importante también revisar los calcetines por dentro para eliminar los hilos sueltos o pelos largos que hubieran podido entrar, que podrían enrollarse alrededor de algún dedito, pudiendo provocar en los bebés en casos extremos gangrena por deficiencia de flujo sanguíneo.

Pijamas

Los pijamas es preferible elegirlos sin botones para que no se claven al dormir y de tejido elástico para no constreñir los movimientos. El tiro del pantalones debe ser lo suficientemente largo para que no se clave y la pata no muy amplia, para que no se enrolle y se suba por la pierna. Para los bebés y niños más pequeños que aun usan pañales, una buena opción son los pijamas de una pieza que le cubren la cintura evitando el problema de los pijamas de dos piezas de que se le suba la parte de arriba.

Pantalones

Debemos comprobar que los pantalones no le aprieten la cintura, que el largo sea el adecuado, para que ni queden cortos ni el niño se los pise cuando ande. A la hora de comprarlos, es preferible que estén un poco largos, a que estén cortos ya que meter un poco al bajo no tiene dificultad y este arreglo lo hacen seguramente en la propia tienda. Los cinturones y tirantes dificultan el que el niño vaya solo al baño y además puede engancharse con estos últimos. Por ello lo ideal es que las cinturas de los pantalones sean elásticas.

Jerseys y camisetas

Los jerseys y camisetas deben ser fáciles de poner y quitar, con una abertura en el cuello lo suficientemente amplia para no tener que forzar el paso de la cabeza. Los tejidos suaves, que ceden con facilidad, son más cómodos y facilitan la libertad de movimientos.

Zapatos

Los zapatos deben de ser de piel en invierno y de tela en verano para facilitar la transpiración y facilitar los movimientos del pie del niño. La suela debe de ser antideslizante y flexible. Las sandalias, si bien son más frescas en verano, tienen el inconveniente de que, al ser descubiertas, pueden pasar chinos y quedar entre la planta del pie y la suela. La talla del zapato más adecuado debe tener de 1 a 1,5 centímetros más que el dedo más largo, que suele ser el dedo gordo. Y esto debe comprobarse con el niño puesto de pie. Es preferible que el método de cierre sea el velcro o las hebillas, por comodidad y rapidez y para evitar que el niño saque los cordones y pueda jugar con ellos.  Los cordones además se desatan con facilidad y el niño puede pisárselos y caerse.

Sobre los complementos

En verano nunca debemos olvidarnos del gorrito para protegerlo del sol.

En invierno le pondremos gorrito y manoplas a los bebés y guantes a los niños mayorcitos.

Conviene evitar el uso de sortijas y  pulseras, por el peligro de que estos se enganchen provocando lesiones. Tampoco deben usarse cadenas con medallas ni colgantes, ya que pueden engancharse en parques, cunas, etc., provocando ahorcamiento en el bebé. Ni cadenas para el chupete demasiado largas que podrían enrollarse en el cuello del niño provocando igualmente su asfixia.

En las niñas más pequeñas hemos de tener cuidado con las horquillas del pelo ya que con frecuencia se las quitan y pueden llevárselas a la boca.

 

Cuidado de la ropa

Lavado: Elegir detergentes muy suaves y enjuagar bien la ropa para no dejar restos que puedan dañar la piel del niño. Prescindir de los suavizantes.

No usar nunca tintes para cambiar el aspecto de su ropa ya que podrían provocarle alergias.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta