Atenas, 20 abr.- La policía griega parte del supuesto de que la bomba que explotó anoche ante la sucursal de un banco en el centro de Atenas y que solo causó numerosos daños materiales fue colocada por dos personas.

Fuentes de la investigación señalaron a los medios griegos que la primera evaluación de las cámaras de seguridad situadas junto a la sucursal del Eurobank que fue blanco del ataque muestran a dos personas que huyen en motocicleta del lugar de los hechos.

Según las mismas fuentes, ambos llevan cascos, por lo que su identificación se plantea complicada.

Las investigaciones llevadas a cabo hasta el momento apuntan a que los dos individuos llegaron en moto, depositaron una mochila ante el edificio y se marcharon inmediatamente.

La bomba estalló a las 22.35 hora local del miércoles (19.00 GMT) sin causar heridos aunque sí cuantiosos daños materiales en la fachada del banco y en los alrededores.

El banco está situado en una plaza aledaña a la calle de Panepistimiu, una de las principales arterias de la ciudad.

La potencia de la explosión hizo estallar cristales incluso en un edificio situado a unos 50 metros, al otro lado de la concurrida avenida.

Un informante desconocido había hecho una llamada de advertencia a las 22.05 hora local (19.05 GMT) a un portal de internet local asegurando que se produciría una explosión en esa zona 35 minutos después y avisando de que no se trataba de una broma.

Las fuerzas de seguridad procedieron a evacuar los edificios circundantes pero no pudieron evitar la explosión, pues el artefacto estalló unos minutos antes del plazo anunciado.

La policía cerró durante toda la noche y hasta las ocho de la mañana la avenida al tráfico y al mediodía todavía permanecía acordonada la plaza en la que se encuentra el banco.

Los agentes de seguridad continúan analizando otras cámaras de seguridad de la zona para reunir más pruebas sobre los autores.

Según los medios locales, las características de este ataque son muy similares al de la bomba hallada en diciembre pasado en una mochila depositada ante el Ministerio de Sanidad, que fue explosionada por artificieros de forma controlada.

Este tipo de ataques, que suelen causar daños materiales pero no personales, son relativamente frecuentes en Grecia y en los últimos años suelen ser reivindicados por miembros del entorno anarquista.

No hay comentarios

Dejar respuesta

8 + Doce =