Director del Banco Central argentino renuncia luego de tres meses

0
223

El titular del banco central argentino renunció luego de solo tres meses a cargo y mientras el país está negociando el apoyo financiero de emergencia del Fondo Monetario Internacional. En el último giro de la crisis económica, Luis Caputo renunció inesperadamente esta semana, lo que provocó que el peso cayera en las bolsas extranjeras. La moneda ya había caído más de un 50% este año en medio de temores sobre una recesión y altos niveles de deuda pública, y a pesar de que el gobierno impuso nuevas medidas de austeridad en un intento por frenar la crisis.

La renuncia se produjo cuando una huelga nacional convocada por los sindicatos cerró centros de transporte público y puertos en todo el país, y miles de personas salieron a las calles de Buenos Aires para protestar contra las políticas del presidente Mauricio Macri. El banco central dijo que Caputo había renunciado por razones personales, y que un acuerdo con el FMI restablecería la confianza en las políticas económicas y financieras del país. El gobierno dijo que Caputo había sido reemplazado por el ex secretario de Política Económica Guido Sandleris.

Argentina subió las tasas de interés al 60% bajo Caputo a fines del mes pasado en un intento por restablecer la confianza en el peso, pero la moneda continuó cayendo. El gobierno busca $ 50 mil millones del FMI en medio de temores de que la nación no pueda pagar sus deudas externas en 2019. El FMI dijo que esperaba trabajar con Sandleris, y agregó: “Nuestro personal y las autoridades argentinas continúan trabajando juntos intensamente con el objetivo de mejorar la situación económica actual del país”.

El anuncio de la renuncia de uno de los hombres de Macri más respetados por operadores y economistas se produjo a minutos de que abriera el mercado del dólar y en una jornada especial por el paro de la CGT.

​La renuncia se conoce cuando el gobierno argentino está a punto de formalizar un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que refuerce la posición financiera del país para enfrentar los pagos de la deuda y consolidar la intervención en el mercado cambiario después de la fuerte disparada del dólar (100 % en un año) que provocó una devaluación del 50% del peso argentino.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here