Luego de un año Uruguay continúa vendiendo cannabis en las farmacias

0
463

La venta de cannabis en las farmacias autorizadas en Montevideo ha permitido que muchas de ellas sobrevivan a la masificación de las grandes cadenas. El cannabis se ha transformado en algo así como el producto estrella.

Han pasado cuatro años y medio desde que se legalizó el uso de marihuana en Uruguay y un año desde que se vende en farmacias: hasta 40 gramos por persona por mes.

Inicialmente, no había suficiente suministro, lo que dejaba a las personas paradas en largas filas ya que las existencias a veces se agotaban. Las farmacias están mejor preparadas ahora.

El sistema funciona con la venta en persona o también en línea, el sistema es simple, para comprar cannabis en una farmacia debes tener al menos 18 años, vivir en Uruguay e inscribirte como comprador en la oficina de correos.

Un obstáculo inicial surgió cuando los bancos se negaron a trabajar con los establecimientos que vendían cannabis debido a las normas internacionales contra el tráfico de drogas. Pero el país siguió adelante con su iniciativa y el año pasado se convirtió en el primero del mundo en legalizar por completo su venta.

De todas formas solo un selecto grupo de farmacias venden la planta, más exactamente son 14, la mitad de ellas en la capital, que atienden a los 24.812 compradores registrados.

Los usuarios pueden elegir entre dos marcas y dos tipos de cannabis, sativa e indica, ambos proporcionados por un distribuidor oficial. Por lo general, los clientes no son el estudiante estereotípico de aspecto dejado ni el inútil, sino que son personas proactivas y de ingresos medios.  Las estadísticas oficiales dicen que el 70 por ciento de los compradores son hombres y el 49 por ciento tienen entre 18 y 29 años.

Para evitar que alguien exceda su asignación mensual, se utiliza una máquina de huellas digitales para registrar cada venta. Junto con la posibilidad de comprar cannabis en una farmacia, los uruguayos tienen derecho a cultivar su propio máximo de hasta seis plantas o unirse a un club de cannabis, que puede tener hasta 45 miembros y 99 plantas.

Según el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca), un cultivador promedio o miembro del club suministra cannabis a otras dos personas, mientras que aquellos que lo compran en una farmacia lo comparten con otra persona. El resto prefiere seguir comprando el medicamento en el mercado negro, desanimado por la necesidad de registrarse como usuario.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here