Senado de Argentina rechaza la legalización del aborto

0
561

El Senado de Argentina rechazó un proyecto de ley para legalizar el aborto en las primeras 14 semanas de embarazo. Los legisladores debatieron durante más de 15 horas y votaron 38 contra 31 a favor, a pesar de que las encuestas de opinión mostraron que la ley tenía un fuerte respaldo público.

La derrota del aborto en Argentina muestra el poder duradero de la iglesia católica en ese país. La presión de la iglesia católica impidió su aprobación, de acuerdo con las activistas que apoyaron el proyecto de ley. Argentina es la patria del Papa Francisco.

La cámara baja ya había aprobado la medida y el presidente Mauricio Macri había dicho que la firmaría. El rechazo del proyecto de ley significa que el aborto sigue siendo legal solo en el caso de violación y peligro para la vida de la mujer.

Cientos de miles de personas, en su mayoría mujeres, desafiaron una fría y lluviosa noche para vigilar el exterior del edificio del Congreso el miércoles mientras se contaban los votos dentro. A pesar del resultado final de la votación, muchas mujeres dijeron que creían que Argentina finalmente tendría un aborto legal.

Por televisión se podía apreciar a un grupo cercano de estudiantes de secundaria, megáfono en mano, cantando: “Cuidado, ten cuidado, los machistas [los chovinistas] ten cuidado, toda América Latina será feminista”. El Papa, que sigue profundamente involucrado en la política de su país de origen, no ha ocultado su oposición al proyecto de ley. El lunes, el diario matutino de Buenos Aires, Clarín informó que Francisco había pedido a los legisladores antiaborto que presionen a sus colegas legisladores para que rechacen el proyecto de ley.

A pesar de una encuesta reciente que mostró que el 71% de los argentinos se oponía a la interferencia política de la iglesia, las principales autoridades católicas se han pronunciado recientemente contra el proyecto de ley. “Esta sería la primera vez que se aprueba una ley en la Argentina democrática que permite la eliminación de un ser humano por otro ser humano”, dijo monseñor Óscar Ojea, presidente del sínodo de obispos de Argentina, en una homilía en la Basílica de Nuestra Señora de Luján, uno de los principales sitios de peregrinación de Argentina, el mes pasado.

En una señal puntual, el obispo Ojea y el cardenal Mario Poli -que sucedió a Jorge Bergoglio como arzobispo de Buenos Aires después de que Bergoglio se convirtiera en Papa- celebraron una misa el miércoles en la Catedral de Buenos Aires mientras los senadores debatían el proyecto. Si bien la ley en sí también permite el aborto cuando hay riesgo para la salud de la mujer, pocas de las 23 provincias argentinas han implementado esta tercera instancia.

En la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe, donde esta opción estuvo disponible desde 2012, las muertes por complicaciones de abortos clandestinos se han reducido a cero. Las complicaciones relacionadas con los abortos clandestinos son la principal causa de muerte entre las mujeres embarazadas en Argentina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here