La crisis Argentina y su posible efecto contagioso

0
132

Argentina, Turquía e Indonesia han visto sus monedas experimentar grandes caídas en los últimos meses. Del mismo modo, las acciones en México, Indonesia y otros han sido un éxito.

Los mercados emergentes en general han estado bajo presión desde que la Reserva Federal de Estados Unidos elevó las tasas de interés en junio. Los gobiernos y las empresas habían pedido prestado en dólares cuando las tasas de interés eran bajas y el dólar débil. Ahora el dólar es fuerte y las tasas de interés están subiendo. Y las investigaciones efectuadas hasta el momento han demostrado que los países con mayor deuda en moneda extranjera tienen más probabilidades de experimentar crisis monetarias y de deuda, especialmente en los países con menor credibilidad política.

Algunos temen que se repita la crisis financiera asiática de 1997 cuando el contagio se extendió desde Tailandia quien con su moneda contagio a otras monedas del sudeste asiático, lo que provocó una gran crisis económica regional. Pero el contagio esta vez es poco probable.

La crisis financiera asiática de 1997 ha cambiado la forma en que los economistas abordan las crisis monetarias. Antes, principalmente creían que una corrida en una moneda ocurriría solo cuando un país tenía un déficit en la balanza de pagos y el banco central no tenía suficientes reservas para defender la moneda. Las crisis monetarias pueden ser una profecía autocumplida, como sucedió en 1997. Si los inversores comienzan a tener una perspectiva pesimista sobre las monedas de los mercados emergentes, puede para ejecutar en monedas con políticas económicas no saludables o sin políticas gubernamentales equivocadas.

Esto no es lo que está sucediendo ahora. Argentina muestra fundamentos débiles y el gobierno está luchando por financiar su presupuesto para los próximos años. El banco central de Turquía está siendo atacado por su presidente Erdogan, y necesita demostrar su independencia a los inversores. Pero estas son situaciones aisladas y es poco probable que veamos un contagio global.

La Fed emitió recientemente una nota explicando que el riesgo de crisis global asociado con las monedas de los mercados emergentes. Según la nota, el riesgo de contagio entre las monedas emergentes es bajo ya que solo un número limitado de países presenta un riesgo, y su importancia relativa a la economía global es pequeña.

Formas de atacar el problema

El caso argentino es interesante, sin embargo, porque el gobierno actual ha sido el protagonista de las políticas económicas ortodoxas. Si la economía cayera más, mostraría que incluso siguiendo la mayoría de las recomendaciones del FMI, el crecimiento no es alcanzable. Esto abriría la puerta a una reacción más populista o al regreso de la oposición peronista en las próximas elecciones generales de 2019. Pero no todo está perdido. Los 50 mil millones de dólares que el FMI le ofreció a la Argentina son una cantidad significativa en comparación con el tamaño del mercado de divisas en Argentina, que el Banco de Pagos Internacionales estima en aproximadamente mil millones de dólares al día.

Esto significa que el banco central tendrá margen de maniobra siempre que el presidente de Argentina, Mauricio Macri, se abstenga de cualquier error, como cuando anunció su deseo de ayuda del FMI a través de YouTube. La medida refleja la voluntad del presidente de lograr que su país participe para hablar nuevamente con el FMI, una institución que está estrechamente vinculada a la bancarrota del país a comienzos de la década de 2000. Pero los mercados se sintieron menos seguros por sus comentarios.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta