Fernando Lira.

La población venezolana está viviendo momentos cruciales, relevantes e importantes en la vida del país, en medio de una dura crisis económica están en puertas unas elecciones electorales presidenciales. Estas elecciones permitirán que los venezolanos tomar una decisión, la cual por cierto, repercutirá en beneficio propio, colectivo y hasta futuro.

Sin embargo, es muy difícil de procesar y asimilar el nivel al que se ha llegado frente a la decisión de votar o no. Recordemos que se han desarrollado dos matrices en materia de opinión y publicidad, en referencia de las elecciones.

Ambas campañas son totalmente opuestas y antagonistas, en virtud a ello y sin querer defender ningún bando, este debe propiciar la necesidad de cambio y lucha, ya que todos padecemos del mismo problema, el cual es la crisis política, económica y social que vive el país.

La oposición venezolana debe mostrar la madurez del caso y actuar contra el mismo problema, la intolerancia a la disidencia se ha tornado tan agresiva que la oposición termina mostrándose como un niño malcriado que no se resiste a sí mismo, inestable emocionalmente y orienta sus recursos a destruir aliados y ayudas potenciales y requeridas para el país y su población.

Un aspecto a considerar es que la política, así como en diversos aspectos de la vida no se puede ser extremistas, los radicales atacan la posición de sus adversarios circunstanciales con tanta pasión que en ocasiones se olvidan se sus adversarios.

En consecuencia, seria propicio proponer como dicen varios críticos, un día de parada semanal de ataque entre opositores, esto con la finalidad de ver si se recuerdan quién es su verdadero enemigo y así lograr trabajar unidos. Pero mientras tanto, la mayoría está buscando guía e información para tomar decisiones que sólo podrían aclararse alrededor de una posición unitaria que a ojos del mundo luce con alto índice de improbabilidad.

Los ciudadanos venezolanos necesitan de oposición segura, seria, centrada… que tenga una estrategia común que pueda explicar a esa mayoría que quiere cambio lo que el país necesita para salir del atolladero donde está metida.

Pero en especial que le envíe un mensaje sincero, sin adornos, sobre lo que persigue con esa estrategia de acción en común, pero sobre todo que aclare cuál es la hoja de ruta del día siguiente. Más importante que votar o no es que lo hagan unidos para presionar desde adentro, algo que no puede ser sustituido desde afuera.

——————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here