Uruguay posterga firma de TLC con Chile

0
600
El Presidente de la República, Sebastián Piñera, saluda al presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.

El plenario de la coalición izquierdista Frente Amplio, que gobierna el país desde hace casi 13 años, concluyó el lunes con una moción que posterga la decisión sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Chile,  retrasando la decisión para un futuro plenario cuya fecha aún no está definida.

El ministro de Economía, Danilo Astori, dijo que la política de apertura del gobierno no es apoyada y reaccionó a esta resolución cuestionando por qué votaron las bases y los sectores del Frente Amplio. La moción está bloqueada por el Parlamento desde que se firmó en 2016 debido a la resistencia de algunos sectores del Frente Amplio. El voto para postergar el debate finalmente fue 80 en 157 votos.

Muchos politólogos y economistas aseguran que la apertura del Uruguay al mundo es un tema fundamental para el país, es algo absolutamente esencial. Sin embargo, ayer en el Plenario Nacional triunfó una moción que no tiene la misma apertura que tiene el programa que presentó recientemente el Frente Amplio.

Se aprobó una moción que establece restricciones a la firma con Chile, pero además se opone a la firma de tratados de este tipo con cualquier país o cualquier bloque. El plenario de la FA había aprobado recientemente una serie de directrices que ordenaban al Ejecutivo no firmar más TLC en los llamados formatos de “última generación”.

Estos formatos son los utilizados, por ejemplo, por la Alianza del Pacífico. Como lo expresaron las autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores, con este TLC Uruguay comenzó a insertarse con respecto a las regulaciones de las “nuevas negociaciones comerciales mundiales”.  Según el sector de Casa Grande -que apoya el bloqueo del TLC-, el problema es que “en estas nuevas negociaciones no existe un margen real para contemplar las asimetrías comerciales.

Según este grupo de izquierda, el trato especial y diferenciado desaparece. Inicialmente, la moción para mover el debate al bloque del partido gobernante había triunfado, una posición que doblaron algunos de los sectores más grandes de la coalición. Sin embargo, pronto se descubrió que este resultado se debía al hecho de que los votos del Partido Comunista (PCU) habían sido colocados en la pila equivocada.

Asimismo en Chile, la Cámara de Diputados de ese país aprobó el Tratado de Libre Comercio con Uruguay por 79 votos a favor, 2 en contra y tres abstenciones. De un total de 155 diputados, se registró la ausencia de la totalidad de las bancadas del Frente Amplio y el Partido Comunista, las que a esa hora, sus miembros estaban presentes en una marcha por la educación.

Según la prensa chilena, se esperaba una votación en contra, con lo que este TLC iba a convertirse en el primero que tendría una oposición significativa de todos los que se han votado en el Congreso chileno. Sin embargo, el proyecto pasó sin obstáculos al Senado. Por otra parte, desde el Frente Amplio chileno relevan que el TLC fue ratificado sin que el gobierno de ese país presentara informes económicos y de derechos humanos. El TLC entre Chile y Uruguay es considerado por los expertos como un giro neoliberal del gobierno de Tabaré Vázquez y como un paso estratégico en el avance de políticas desregulatorias en Sudamérica, debido a que va acompañada del traslado de los países que hoy integran el Mercosur a la lógica libremercadista de la Alianza del Pacífico.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here